Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noticias

Reportaje |

El mes mágico de Fernando Alarza

El talaverano cerró el pasado fin de semana un mes de ensueño colgándose la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de triatlón; antes había finalizado entre el Top20 en sus primeros Juegos Olímpicos y se había coronado campeón de España.

Con tan sólo 25 años, el bronce mundialista ha definido este mes como “bastante bueno y bastante soñado”, ya que también es consciente de que “a principio de temporada me costaba pensar que en un mismo mes podría haber logrado estos tres hitos. Es un mes que remata una temporada muy buena, en la que hemos sido muy consistentes. Hemos trabajado muy bien con el objetivo de estar en Rií y eso ha hecho que hiciésemos muy buenas carreras”.

Alarza se tomó únicamente un par de días de descanso después de haber competido en la prueba más imporante de los últimos cuatro años en Copacabana, de la que ha reconocido en LaLiga4Sports que acabó “bastante cansado físicamente, pero anímicamente muy bien. Incluso creo que me motivé mucho más que si hubiese hecho una buena carrera, algo que me habría relajado algo más”. Esa motivación fue la que le animó a regresar a participar cuatro años después a un Campeonato de España, que le llevó a Banyoles a intentar colgarse el oro, igual que ya ocurriese en 2012 en Pontevedra, y a seguir teniendo el gusanillo de la competición para afrontar con éxito la prueba de Cozumel.

La presencia habitual de Alarza en las grandes competiciones internacionales en el pasado ciclo olímpico le había privado de estar en las últimas ediciones de los campeonatos de España, una prueba de la que ha afirmado que “siempre me ha gustado, porque es la carrera de mayor nivel nacional y es una fiesta para todos los que disfrutamos de este deporte”. La prueba se disputó sobre unas condiciones meteorológicas muy duras, con mucho calor y la humedad del lago gerundense, algo que también le sirvió para aclimatarse de cara a Cozumel. El manchego ha afirmado que sentía que “tenía la carrera muy controlada, y no me quise esperar a la carrera a pie, donde era uno de los favoritos, sino que también intenté marcharme en la bicicleta. Quería sentirme muy competitivo en las tres disciplinas, y las sensaciones fueron muy buenas. Además, todos nos sentimos muy arropados por el público. Fue un montaje espectacular, digno de unas Series Mundiales”.

Tras Banyoles hubo otra preparación específica en Talavera de la Reina para la prueba mexicana. Aunque lo vivido en Cozumel por los triatletas que disputaban la última gran competición internacional del año ha sido definido por Alarza como “las condiciones más extremas que he vivido en una competición, por lo que sus días previos en México se basaron en aclimatarse “manteniendo el cuerpo activo, pero descansando a la vez lo máximo posible para llegar frescos a la carrera. Cuando no estábamos comiendo o entrenando teníamos el cuerpo tumbado e hidratándonos constantemente” ya que “cada vez que sales a correr llegas empapado y perdiendo mucho líquido”, algo que como quedó demostrado acabó siendo una de las claves de la carrera.

En Cozumel, Alarza fue “de menos a más en la carrera”, controlando especialmente al francés Pierre Le Corre, el único que podía arrebatarle el tercer escalón al final de la temporada. Delante de él, Jonathan Brownlee se desvanecía en el último kilómetro de la carrera a pie y su entrenador, Omar González, le jaleaba a que apretase para luchar por un posible subcampeonato. Finalmente, cruzaba la meta en novena posición y se aseguraba un bronce para enmarcar una temporada de ensueño. Ahora toca seguir pensando en cotas mayores; hay mucho camino por recorrer hasta Tokio 2020.

© - LaLiga4Sports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...