Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noticias

Actualidad |

Ona Carbonell repasa su carrera en "Tres minutos, cuarenta segundos"

El título del libro es el tiempo que dura el tango que nadó con Andrea Fuentes en la final del dúo de los Juegos Olímpicos de Londres de 2012.

La nadadora de sincronizada Ona Carbonell (Barcelona, 1990) repasa en el libro "Tres minutos, cuarenta segundos" su carrera deportiva, el esfuerzo empleado para llegar al equipo español y los triunfos acumulados en los dieciséis años de dedicación a este deporte. El título del libro es el tiempo que dura el tango que nadó con Andrea Fuentes en la final del dúo de los Juegos Olímpicos de Londres de 2012, seguramente su mayor éxito, puesto que consiguió la medalla de plata tras un ejercicio memorable.

"No hablo en este libro de medallas o de éxitos, sino de vivencias, de experiencias y de maneras de ver las cosas y de afrontar esta vida que las nadadoras de sincronizada nos jugamos en un lapso tan corto de tiempo", asegura. Carbonell cuenta lo que ha aprendido del deporte y cómo después le ha servido para enfrentarse a la vida. Por ejemplo, explica cómo al principio le costó borrar esa imagen "de niña bonita" que dio en uno de los entrenamientos en el CAR de Sant Cugat cuando levantó la mano para pedir permiso para ir al servicio como si estuviera en el colegio.

Descubre en el libro uno de sus principales inconvenientes para la práctica de este deporte es el frío, una sensación que le invade desde siempre. Su cuerpo es hipersensible con lo que sensación de frío es más intensa que la de la mayoría de las personas. Repasa todas las vivencias en las diferentes competiciones, especialmente la vivida en los Juegos de Londres, la importancia que tiene en su día a día la familia, el espíritu de superación que le llevó a la selección absoluta bajo la lupa de Anna Tarrés, el desencanto por quedarse fuera del equipo en los Juegos de Pekín (2008) y el éxito que le llegó cuatro años más tarde.

Y es que seguramente todo se resume en un pensamiento de Jordi Carbonell, su padre: "Tiene toda la razón. Mi relación de amor con la natación sincronizada tiene mucho de melodrama romántico y tempestuoso. Un día todo es maravilloso y soy la persona más feliz del mundo; al día siguiente todo es un drama y vuelvo a casa entre lágrimas".

© - LaLiga4Sports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...