Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noticias

Reportaje |

Al ritmo de María

Primera atleta española en ganar una medalla olímpica, bronce en Sidney 2000 en 20km marcha, ninguna otra atleta española ha conseguido una medalla en unos Juegos.

Desde pequeña le fue la marcha, lo tuvo claro cuando se inició en el atletismo en el Club de Atletismo Viladecans. Tenía buenos ejemplos en los que fijarse, siguió los pasos de Mari Cruz Díaz y acabó entrenando con su padre en el club de Viladecans, pero siguió los pasos de un campeón que también salió de allí. Valentín Massana fue bronce en Atlanta 1996, unos Juegos en los que María Vasco vivió su primera experiencia olímpica. Cuatro años después, en Sidney 2000, María también se subió al tercer escalón del podio. Porque a la marcha también le gustaba contar con María. 

Su relación fue de amor verdadero desde bien pequeña. Campeonato al que iba, campeonato que ganaba. Empezó tan pronto que siempre fue natural, sin movimientos forzados, sin tarjetas de advertencia. 

En Atlanta hizo historia. Fue la salvadora del atletismo español, que sólo pudo celebrar su medalla. También se convirtió en la primera deportista española en ganar una medalla olímpica en atletismo. Y, hasta la fecha, sigue sin tener heredera.

No era de las favoritas, pero hacía marcha y eso es sinónimo de entrar en la historia del olimpismo español. Si la primera presea olímpica de atletismo fue la de Jordi Llopart, en marcha, en Moscú '80; si el primer oro olímpico fue el de Daniel Plaza, en Barcelona '92, también en marcha, la primera medalla de una atleta española en unos Juegos sólo podía ser en marcha. Así fue en Sidney 2000. 

Iba a por un diploma olímpico, ese era su objetivo real. Pero empezaron a llegar descalificaciones de las grandes favoritas y, en plena carrera, María se enteró por un periodista de que iba tercera. No quería creérselo, hasta que se dio cuenta de que era real y dejó que sus lágrimas reflejasen la emoción del momento. 

Con el tiempo, su relación con la marcha evolucionó. Ahora prefiere correr, se ha convertido en 'runner'. También es entrenadora personal. Puede serlo, se lo ganó en la pista, mordió la medalla.

© - LaLiga4Sports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...
.