Noticias

Reportaje |

Dieciséis años no son nada

Más de una década después de su último título, el CHH Txuri Urdin vuelve a la élite del hockey hielo con una generación de jugadores que han crecido sin referentes ganadores en su entidad

No ha llegado a los 20 años que decía Carlos Gardel que “no es nada” en su tango “Volver”, pero 16 temporadas sin levantar un título era un hecho que dejaba sin referentes a una generación entera de jugadores de hockey hielo del CHH Txuri Urdin. Los donostiarras consiguieron este domingo su séptima Copa del Rey ante su afición y pudieron quitarse la espinita de haber perdido ocho días antes el último partido del play-off de la Liga en el mismo escenario, el Palacio de Hielo de San Sebastián, y ante el mismo rival, el Club Hielo Jaca.

Los jugadores de Tito Marcelino y Pablo Nuet acabaron con una sequía de más de una década y media, llevando así a sus vitrinas la que ha sido su primer trofeo nacional senior en todo el siglo XXI. Un dato a tener en cuenta es que siete de sus jugadores no habían cumplido los 4 años cuando los txuriurdines habían levantado su último trofeo, en un ya lejano año 2000. Precisamente han sido los integrantes de la cantera los que han mantenido viva en estos años la llama del club donostiarra gracias a su dominio en las categorías inferiores, en las que han logrado un buen número de títulos, y su llegada al primer equipo les ha devuelto a la senda del triunfo.

Los blanquiazules, que el domingo jugaban como equipo visitante, jugaron con mucha cabeza esa final, ya que como asegura el jaqués del Txuri Urdin Pablo Puyuelo “al quinto partido de la final liguera fuimos muy tensos; esta semana ha sido mucho más relajada”. Los donostiarras anotaron su primer tanto en un momento psicológico, a falta de un segundo para el final del primer tercio, obra del checo Pavel Zednik. En la reanudación, Martin Andrysek ampliaba la renta para los guipuzcoanos (0-2) justo antes de que Alejandro Hernández recortase diferencias para los jaqueses y pusiese el 1-2 con el que se inició el último periodo. Puyuelo se erigió en el villano de su club de formación y en héroe de su actual escuadra colocando el 1-3 y asistiendo a Ignacio Solorzano para que el joven donostiarra pusiese el 1-4 con el que se sentenció la final.

Como mandan los cánones, los jugadores blanquiazules y el resto del equipo técnico fueron a celebrar el título en su portería, alrededor de su guardameta, Martin Horacek. Poco después, Marcelino reconocía que se había hecho justicia tras una temporada magnífica para su equipo y que por ello “había que acabar con algún título”, después de que una semana antes se les escapase la que hubiese sido la décima Liga de su entidad en el último suspiro. También la presidenta de la entidad, Rosa Zubeldia, afirmaba alegrarse mucho por sus jugadores “porque ninguno de ellos había conseguido un resultado tan importante con el club”.

Pablo Puyuelo llegó a la entidad txuriurdin hace cinco temporadas, cuando tuvo que dejar su Jaca natal para ir a Bilbao a empezar sus estudios universitarios de Medicina. Tras cuatro años de idas y venidas entre la capital vizcaína y Donosti (este año cursa quinto en un hospital en San Sebastián), Puyuelo asegura que supone “todo un orgullo ganar la Copa con mi equipo, y más cuando hacía 11 años que el club no llegaba a una final, y este año lo hemos hecho en dos. La victoria ha supuesto mucho tanto para mí como para todos mis compañeros. Somos una auténtica familia”.

El atacante del Txuri afirma que esta Copa puede venir acompañada de “unos cambios muy satisfactorios para todo el club, como la entrada de nuevas colaboraciones, de más ambiente en la pista, más visibilidad en los medios de comunicación y más gente volcada con nosotros. Este año ya hemos notado un mayor reconocimiento y hemos visto que más niños quieren apuntarse a jugar a hockey hielo porque nos han visto y se han aficionado al deporte. Además, esto nos anima a que todos queramos seguir jugando juntos por lo menos un año más, porque un título te da más ganas de hacerlo”.

A sus 21 años recién cumplidos, Patrick Fuentes (foto superior junto a su familia) es uno de los jugadores fieles a los colores blanquiazules desde que con 4 años se colocó por primera vez unos patines. El atacante nacido en San Sebastián forma parte de la generación de “millenials” que ha hecho posible que el Txuri Urdin volviese a levantar un título y es consciente de que “el hecho de no haber crecido viendo a un equipo del Txuri ganador nos ha motivado más para serlo nosotros y para aportar nuestro granito de arena al club y hacer historia. Recuerdo que cuando éramos pequeños no íbamos mucho a la pista porque no se solía ganar; ahora que hemos estado ganando sí que hemos tenido a los jóvenes viéndonos. Eso ha sido una motivación extra para conseguir la Copa”

Fuentes, que amplió su formación deportiva en Aurora (Canadá) en las temporadas 2010-11 y 2011-12, ha conseguido ganar con el Txuri Urdin todos los títulos de campeonatos de España de categorías, desde el sub-10 hasta el sub-18. El donostiarra reconoce que lo más importante es que “hemos acabado con 16 años de sequía y sobre todo hemos estado muy unidos. Después de haber perdido únicamente cuatro partidos en todo el año hubiese sido una pena terminar la temporada sin un título”. Una década y media después, los jóvenes de la cantera del Txuri Urdin tienen un equipo referente en el que fijarse y con el que volver a dominar el hockey hielo español.

© - LaLiga4Sports - Año 2016

Últimas Noticias

Actualidad |

Los deportistas españoles, presentes en el Gamergy

Regino Hernández, Ander Mirambell, Sugoi Uriarte y Diego García Carrera acudirán el sábado por la mañana al evento de eSports más importante que se celebra en España.

Ver más noticiasCargando...
.