Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noticias

Actualidad |

Garbiñe, un trampolín hacia el futuro

Antonio Arenas, jefe del departamento de comunicación del Mutua Madrid Open, analiza para LaLiga4Sports la victoria de Garbiñe Muguruza en Roland Garros.

Cuando Garbiñe cayó sobre la arcilla parisina, todo el tenis español lo hizo con ella de un modo armonioso, casi ensayado. Fue una liberación, una emancipación prematura de la esclavitud provocada por años de sequía. Los premonitorios avisos en Wimbledon o en Beijing, unidos a la poderosa irrupción en el Top 10 ya nos habían demostrado que estábamos ante los albores de un triunfo de esta magnitud. Pero había que tumbarse sobre la tierra batida para confirmarlo.

Tardaremos tiempo en comprender hasta qué punto ha sido importante el triunfo de Garbiñe Muguruza en Roland Garros. Su victoria ante Serena Williams eleva a España a un atril del que habíamos quedado apeados durante casi dos lustros. La memoria de Arantxa y Conchita era necesaria, imprescindible. Al igual que Santana, Orantes y Gimeno, ellas ya habían demostrado que era posible, que España tenía una vocación ganadora sobre cualquier pista de tenis, fuera cual fuera su superficie. Pero la espera se había hecho de rogar. Si los Bruguera, Moyá, Costa, Ferrero y Nadal habían solapado la memoria de los “Manolos” en los cuadros masculinos, todavía nos faltaba tapizar el vacío  en la vertiente femenina. Garbiñe hizo que por fin España pudiera cobrar la herencia de Arantxa y Conchita haciendo que el himno español también pudiera sonar en sábado en Francia.

Las grandes victorias de Garbiñe en el último año no han llegado solas. Carla Suárez, que el pasado año deslumbró alcanzando las finales de Amberes, Roma y Miami es un valor seguro dentro de la élite del tenis mundial. Los cuartos de final alcanzados en el Open de Australia refrendaron un trabajo cuya guinda fue el triunfo en Doha, su mayor éxito deportivo hasta la fecha. Su esfuerzo, trabajo y dedicación no solo le han valido para ubicarse en el Top 6 del ranking WTA, también le ha costeado un sólido prestigio y una brillante reputación dentro del circuito.  Además de soñar con la medalla individual en Río, Carla y Garbiñe también volverán a unir sus fuerzas en la disciplina de dobles, donde este año también están brillando Anabel Medina y Arantxa Parra. Las valencianas ya son la séptima mejor pareja del año gracias a sus títulos en Acapulco, Monterrey y Estrasburgo.

Asentada en el Top 100, Lara Arruabarrena sigue remando con el objetivo de que su prometedora progresión pueda ser una realidad a corto plazo. Tras la gira de hierba (donde no se esperan sus mejores resultados), Lara volverá a hincarle el diente a una temporada en la que ha alcanzado las semifinales de Bogotá y la final en Osprey. Su tempranera eliminación en Australia, París, Miami, Madrid o Roma no deben suponer un lastre moral para ella, sino un aliciente más para voltear la situación en el segundo semestre del curso.

Ese mismo prisma impregnado de optimismo es con el que miramos la evolución de Silvia Soler y Tita Torró, mermadas por las lesiones en el último curso. Sobreponerse a los impedimentos físicos y a los malos resultados en este deporte requiere de una enorme fortaleza mental, pero la ilicitana y la villenense están haciendo todo lo que está en sus manos. Cambios de entrenador, de raqueta, de planificaciones. Lo que haga falta por reincorporarse de nuevo a la nómina de jugadoras que transitan en el Top 100.

Sara Sorribes y Paula Badosa han dejado de ser el futuro. Ya son el presente. Aunque la presión derivada de las altas exigencias que siempre supone ser tenista y española, ambas han transitado ya por torneos de élite codeándose con las más grandes. Paula, la campeona Junior de Roland Garros capaz de superar partidos de muchísima exigencia en eventos de envergadura mundial como el Miami Open o el Mutua Madrid Open ha demostrado dar la talla ante retos mayúsculos. Ahora falta que su evolución en el día a día se ponga de manifiesto también en los torneos ITF por los que tendrá que madurar hasta llegar de manera natural a la anhelada cima. Su incisivo tenis es diametralmente opuesto al de Sara, incansable batalladora que ya cuenta con toda la confianza de Conchita Martínez en la FedCup.

Y ahí es donde quería llegar, a la FedCup, una competición que evalúa el nivel tenístico global de un país. Una competición que requiere de entrega y compañerismo, del esfuerzo que supone renegar del merecido descanso para defender un himno y una bandera. Ese debería ser ahora el sueño colectivo de España. Capitaneados por Conchita y teniendo a dos de las mejores jugadores del planeta, no podemos renunciar a dar forma a ese maravilloso y ambicioso proyecto. El tenis femenino se sigue fomentando en España a nivel competitivo gracias a torneos como el Mutua Madrid Open y a venideros eventos como el Mallorca Open o el BBVA Open Ciudad de Valencia. Aunque falta mucho trabajo por hacer en diferentes áreas, un título de FedCup ayudaría sobremanera a cimentar unas nuevas bases para que, al igual que sucedió con Arantxa y Conchita, podamos empezar a construir desde ya a las Carlas y a las Garbiñes del futuro.   

© - LaLiga4Sports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...