Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noticias

Reportaje |

La primera fue para Dacal

Enrique Rodríguez Cal fue el primer español que consiguió una medalla en boxeo en unos Juegos Olímpicos.

Si hubiese que elegir un boxeador como nombre propio de este deporte en nuestro país en unos Juegos, ese sería el de Enrique Rodríguez Cal. Un asturiano que luce orgulloso el récord de ser el púgil amateur con más medallas de la historia, cuatro, y de ser el primero en ganar una en los Juegos Olímpicos. Con una historia que se forjó desde muy joven.

Con 20 años, Rodríguez Cal, ya era el mejor boxeador de España en la categoría de peso minimosca (-48kg). Con esa edad viajó a Múnich, a representar a España en unos Juegos Olímpicos. Era el año 1960 y el viaje lo hacía al lado de deportistas como Mariano Haro, Luyk, Buscató… Reconoció que en ese momento era el “hombre más feliz del mundo”, porque viajaba al lado de personas a las que admiraba. Sin embargo, no sabía que terminaría siendo el único que se colgaría la medalla en aquellos Juegos.

El camino, el más complicado que se le podría plantear desde el principio. Le tocó combatir contra el rumano Turei, que era campeón de Europa, al que pudo ganar a los puntos. Superó al norteamericano Amstrong y contra el cubano Rafael Carbonell hizo el mejor combate de su vida, según el propio Cal. Llegó entonces la semifinal contra el coreano Gil Kim. Una semifinal que ha seguido siendo recordada por el robo que dejó al español sin la final. Los jueces tuvieron una confusión y le dieron perdedor por 3-2. Todo el mundo sabía que había ganado.

Le apodaban ‘Dacal’ y, a partir de Múnich, sería conocido en toda España por ser la única medalla de esos Juegos y la primera del boxeo español. Tanto que sería el abanderado español en los Juegos de Montreal 76’, después de ganar el bronce mundial en 1974, plata y bronce europeos en 1975 y 1973. Sin embargo, Montreal no sería nunca bien recordado por el púgil español.

En el primer combate, después de ganar los dos primeros asaltos, sufrió un corte en la ceja que le descalificó. Un vestuario vacío, opuesto totalmente al que le recibió en Múnich cuatro años antes, arropó a un desconsolado Dacal. Sólo acudió Ladislao Kubala, el seleccionador español de fútbol, que le acompañó para que le cosieran la ceja.

Fue el fin de un sueño que inició con su hermano mayor. Hoy Dacal puede seguir presumiendo de ser el primer español en ganar una medalla en los Juegos Olímpicos, y de ser el único que se la colgó en Múnich 72’.

© - LaLiga4Sports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...