Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noticias

Reportaje |

Matxalen Ziarsolo, el adiós de un trocito del escudo

La capitana del Bera Bera dice adiós al balonmano después de quince años en el primer equipo y después de ganar todos los títulos del club.

Dentro de unos años, o quizás no tantos, puede que sea en el próximo mes de septiembre, dos niñas estarán en la grada de Bidebieta. Entre el público, una de ellas distinguirá una cara familiar. "Es Matxalen Ziarsolo", le dirá a la otra. "¿Quién?", preguntará la segunda, que por algún extraño motivo, o mejor, porque es muy pequeña, no sabe de quién está hablando. "Una extremo izquierdo del Bera Bera que estuvo muchos años y disfrutó de muchos títulos del club". Así respondería la propia Matxalen. Aunque en realidad podría cambiar la palabra 'muchos' por 'todos'. Porque los títulos de Matxalen son los del Bera Bera. Con su adiós se va un trocito del escudo.

Tiene 34 años y deja el balonmano en el club de su vida. El Bera Bera, un conjunto que, aunque parezca mentira, tenía las vitrinas vacías cuando llegó Matxalen. Natural de Ermua, cambió Vizcaya por Guipúzcoa sin saber que el viaje duraría dieciséis años. Empezó en el segundo equipo, aunque entrenaba con el primero. En su segunda temporada lejos de casa agarró el 19 bien fuerte y no lo soltó. Hasta que el 28 de mayo de 2016 jugó su último partido. El 19 de la capitana ha quedado libre. "No sé si lo querrán coger, pero es un número bonito, no hace falta retirarlo", bromea Matxalen.

En quince años en el primer equipo, ha habido tiempo para todo. Para celebrar goles, muchos, un total de 1.425, contabilizados por el periodista Juan Carlos Elorza. Pero del que no se olvida es del primero. No fue suyo, pero fue el único que llegó en el primer partido de balonmano que recuerda. "Tenía 9 o 10 años y jugábamos contra gente que tenía dos años más. Era nuestra primera semana de entrenamientos y perdimos 31-1, pero la celebración de aquel gol fue una locura". Momentos de alegrías y de tristezas. Los peores, sin duda, "las lesiones. Lo que eso supone para tu cuerpo. Siempre te vienen en mal momento". Llegaron muy pronto a su vida. Su talón de aquiles se encontraba unos centímetros más arriba, en las rodillas. La obligaron a parar con 18 y 23, pero supo reponerse, buscarle el lado positivo, "gracias a eso he conocido a gente importante en mi vida". Pudo volver a jugar y a ganar con el Bera Bera, pero de nuevo las lesiones estuvieron cerca de retirarla esta última temporada. Luchó por hacerlo compitiendo y lo consiguió. Con un triplete, Liga, Copa y Supercopa, tres títulos más a una vitrina repleta.

Cuatro Ligas consecutivas, cinco Copas y cinco Supercopas. Difícil quedarse con un solo momento, aunque reconoce que "la primera Copa sí que fue importante, no sólo para demostrar fuera lo que podíamos conseguir, sino para decirnos a nosotras mismas: "oye, que podemos ganar". Íbamos con una ilusión y lo conseguimos". Fue en 2007. Tuvieron que esperar a 2013 para que llegase la primera Liga, y desde entonces no la han dejado de ganar. "Ha sido una evolución progresiva. Hace seis años estábamos segundas, el Itxaco era el club más potente en España e incluso llegó a una final de la Champions. Pero cuando llegó el bajón económico a la División de Honor, los equipos que no dependíamos tanto del dinero, como el Bera Bera, pudimos aguantar". 

Un equipo trabajado desde hace muchos años que se ha llevado las cuatro últimas Ligas. Eso sí, con emoción hasta el final. "Hemos ganado la Liga en el último partido, el pabellón estaba abarrotado, fue increíble, me mantearon y casi toco el techo...". Matxalen deja el balonmano. Sólo ella y Jacinto, el chófer, tienen todos los títulos del club sin cambiar de puesto. Una en la pista y el otro al frente del autobús del equipo. "Estoy a gusto, he hecho todo lo que he podido. Con la selección estuve en unos Juegos del Mediterráneo, jugar algún Mundial o Europeo tiene que ser increíble, pero no estaba en mis manos así que no me queda pendiente". Dieciséis años después, con 34, la niña que salió de Ermua deja la camiseta del Bera Bera y el brazalete. El 19 ha dicho adiós, después de una vida de balonmano. Ahora toca incorporarse al mundo laboral. En su currículum, todos los títulos de un club que dice adiós a su capitana.  

© - LaLiga4Sports - Año 2016

Últimas Noticias

Actualidad |

Cats Algeciras, el equipo invencible

El conjunto gaditano de balonmano playa ha conquistado todos los títulos posibles, algo que nadie había logrado nunca antes; descubrimos el secreto de su éxito de la mano de sus protagonistas.

Ver más noticiasCargando...