Noticias

Actualidad |

Pablo Larrazábal escala el muro de Valderrama para abrazar el liderato del Open de España

Alejandro Cañizares, tercero, brillante superviviente de una jornada dramática saldada con un corte de 9 sobre par, el más alto de la historia del Open de España

El Real Club Valderrama Open de España – Fundación Sergio García se ha convertido en una sucesión de actuaciones sublimes, obligado peaje para quienes quieren instalarse en su parte más alta. Por si fueran pocos los obstáculos conocidos, el célebre recorrido gaditano se alió durante unas cuantas horas con el viento para transformar sus intrínsecas dificultades en un muro infranqueable.

 Únicamente dos jugadores pueden alardear de un acumulado bajo par tras la doble ronda; solamente otros dos batieron al campo de Valderrama en estos últimos 18 hoyos; el corte quedó establecido en +9, el más alto en la historia del Open de España, un baremo lapidario que pone de manifiesto el tormento sufrido por la gran mayoría de los participantes; algunos se despidieron prematuramente del torneo con más de una veintena de golpes por encima del par…

Uno de los que permaneció incólume ante tanta dificultad añadida, a base de coraje y talento, fue Pablo Larrazábal, un fijo dentro de la colección de buenas actuaciones en el Open de España, capaz de encontrar los huecos precisos para llevar la bola desde al tee a la bandera entre la maraña de árboles, capaz de leer con éxito unos greenes de cristal ante los que cualquier mínima vacilación conduce al desastre.

 El golfista español, un volcán en erupción en sus diez primeros hoyos, selló con éxito acciones crecientemente arriesgadas, una actitud valiente plasmada en cuatro birdies que le condujeron directamente de la sexta a la primera plaza. Seguridad, templanza, confianza, Pablo Larrazábal se encontró sin embargo de bruces con la cara más amarga, un bogey en su undécimo hoyo y un triple bogey en el siguiente que encendieron las alarmas.

 Tras caer en bunker, reincidir en el mismo, salir de forma defectuosa y no rematar con el putt a la primera, un futuro laberíntico se atisbaba, una situación peligrosa que Pablo Larrazábal gestionó a base de tesón y oficio, una sucesión de pares consecutivos que le afianzaron en un liderato que Alexander Levy, Andrew Johnston y James Morrison amenazaron alternativamente a lo largo de la jornada.

 El golfista galo, líder a primera hora de la mañana, se encontró de bruces con la mayor de las pesadillas, cuatro bogeys en los primeros cinco hoyos aumentados a cinco errores al culminar el octavo, inconvenientes máximos que sin embargo no mermaban un papel estelar que muy pocos alcanzaban.

Al margen del inspirado Pablo Larrazábal, Alejandro Cañizares sigue instalado en la zona noble, tercero a base de sobria eficacia, una paciente espera, ya en casa club a media jornada, recompensada por sucesivos y continuos hundimientos de sus rivales más destacados.

A la fiesta española se sumó Pep Anglés, sexto clasificado, espectacular, en el grupo de privilegio tras ganar una plaza en este Open de España al superar con éxito la previa clasificatoria, con una seguridad tremendamente plausible (72 y 71 golpes) que para sí quisieran otros muchos.

CLASIFICACIÓN (tras la segunda jornada)

  1. Pablo Larrazábal (España) 139
  2. Andrew Johnston (Inglaterra) 141
  3. Alejandro Cañizares (España) 142
  4. +.- James Morrison (Inglaterra), 142 (67+75)
  5. +.- Alexander Levy (Francia), 142 (66+76)
© - LaLiga4Sports - Año 2016

Últimas Noticias

Ver más noticiasCargando...
.